Bulldog americano

Hoy aprenderás todo sobre la famosa raza bulldog americano, al finalizar nuestro artículo dedicado todas tus dudas respecto a este increíble animal desaparecerán, eso te lo aseguramos. Debemos empezar diciéndote que en realidad existen varios tipos de bulldogs, además del conocido americano, también están sus otros dos primos: el bulldog inglés y el bulldog francés. Cada uno tiene sus diferencias bien definidas, aunque en esta ocasión nos centraremos específicamente en el bulldog americano, un perro único sin lugar a dudas que merece ser reseñado.

 

El bulldog americano es un perro muy conocido a nivel mundial, su cuerpo con músculos marcados y su gran energía que parece inagotable hace que cada día más personas quieran adoptarlo, sobre todo a la hora de realizar tareas de responsabilidad como hacer las veces de perro guardián. A diferencia de la rechoncha y graciosa estructura corporal del bulldog inglés, el bulldog americano tiene un cuerpo mucho más esbelto así como una estatura mayor, incluso es más grande y fuerte que su semejante el francés. Conoce más sobre este hermoso canino a continuación, ¡no pares de leer!

 

Origen del bulldog americano

 

El bulldog original tuvo su nacimiento en Inglaterra, cuando los normandos llegaron a dichas tierras y se empezaron a hacer comunes los cruces entre el mastín y el alano español traído por los normandos, fue entonces cuando entonces el bulldog inglés se produjo. Más tarde, a este bulldog original se le llevó a tierras de Estados Unidos, concretamente a tierras ubicadas en el sur, en donde granjeros lo utilizaban como perro de caza y guardián, algo así como un perro todoterreno.

 

Según los registros históricos de este canino, cuando la segunda guerra mundial terminó, la raza de los bulldogs estaba casi extinta, fue en ese momento cuando criadores decidieron resucitar al bulldog original (es decir, el antiguo bulldog inglés) haciendo cruces entre razas y parientes directos tomando nota cuidadosamente de cada uno de éstos. Luego, con el pasar del tiempo, en tierras estadounidense finalmente se originó el ‘American Bulldog’ o bulldog americano que por primera vez fue registrado en el 1970, siendo éste en la actualidad el bulldog más cercano al antiguo y casi extinto perro ‘todoterreno’ bulldog inglés (no confundir con el bulldog inglés de la actualidad, sí, el rechonchito).

 

Lo interesante del bulldog americano es que al ser una raza prácticamente resucitada a partir de sus parientes más cercanos, guarda muchísima similitud con lo que alguna vez fue aquel perro guardián y cazador del pasado. De hecho, a día de hoy, el bulldog americano es utilizado todavía como perro de caza y guardia en granjas y establos. Eso sí, que esto no te haga creer en los mitos de calle sobre el “mal temperamento” de este animal, el bulldog americano es un animal muy agradable y cariñoso, en el que se puede confiar sin temor alguno, y que de hecho, goza de excelente temperamento.

 

Un dato interesante sobre bulldog americano es que durante la época en la que se originó, era utilizado no sólo para dar caza a animales comunes, de forma asombrosa el bulldog americano solía ser un animal tan poderoso que incluso era utilizado para matar toros, osos y hasta humanos, así es, tristemente también fue utilizado como arma de contención durante la guerra, ¿increíble verdad? Y es que la estructura física del bulldog original y el bulldog americano actual les permitían y les permiten realizar tareas que requieren muchísimo esfuerzo, tareas que sencillamente serían imposibles de realizar para un perro con una morfología común y corriente. A continuación, aprende sobre las características más destacables de este canino.

 

Características de la raza

 

El bulldog americano que hoy día conocemos como lo más cercano al bulldog original mantiene muchos de los aspectos de su antepasado. Se diferencia muchísimo de sus dos primos pues éste posee un cuerpo mucho más esbelto, pesado y alargado, y sobre todo, musculoso. Su apariencia es maciza, con hocico medio, cuadrado y grueso. Si algo destaca en este canino, esas son sus mandíbulas, que sin duda son una de las más potentes entre los bulldogs. Sus orejas no son precisamente grandes y se ubican en la parte superior de su cráneo, resultando un tanto graciosas al verse medio caídas (aunque jamás le quitará el puesto a su primo inglés pues es el más chistoso de todos).

 

Aunque la caza es la preferencia de adopción para perros bulldog americano, hoy en día es muy común conseguirse con este animalito en hogares de todas partes del mundo, y es que el bulldog americano es un gran compañero de vida, fácil de adiestrar y que además tiene una gran capacidad de aprendizaje como ningún otro (se ha comprobado que tiene un nivel de inteligencia muy elevado).

 

La genética del bulldog americano ha sabido mantener a través de los años la misma estructura corpulenta que la de su antepasado, con patas más alargadas que las de sus primos, cuello prominentemente grueso y musculoso de tamaño medio, un pecho muy ancho con lomo también ancho y con músculos bien definidos. Sus hombros también son bastante musculosos, y a diferencia de los otros tipos de bulldogs, el bulldog americano tiene una cola un poco más alargada que no se enrolla en la punta, además de ser más gruesa. Hoy día el bulldog americano se ha convertido en un perro doméstico que fácilmente hace las veces de un miembro más de la familia, es muy amigable y además cariñoso con pequeños y grandes.

 

Los perros de raza bulldog americano en su gran mayoría tienen pelaje de color blanco o marrón, muy liso y prácticamente raso a su piel, la que por cierto es bastante gruesa. Sus ojos suelen ser redondos, no muy grandes y de color castaño oscuro (es muy raro ver un bulldog con ojos claros). A diferencia del bulldog inglés y el bulldog francés, el bulldog americano tiene un peso mucho mayor que se ubica entre los 35 y 55 kilogramos para el macho, y 30 y 45 kilogramos para la hembra. Su talla también es mayor, entre 57 y 67 centímetros para el macho, y 53 y 65 centímetros para la hembra respectivamente. Como te habrás dado cuenta, el macho tiene una conformación más grande y prominente.

 

El bulldog americano es un raza de perros muy fuertes y saludables, de hecho, es el bulldog con menos probabilidad de desarrollar enfermedades. Ojo, esto no debe significar que se les descuide, de igual forma requieren la atención necesaria para mantener su salud en estado óptimo como cualquier otra mascota. Si bien es una raza muy saludable, también sufren de ciertas patologías como la displasia de cadera (y otras palogodías óseas) además de ser propensos a desarrollar tumores. Los perros de raza bulldog americano son muy sanos, pero como ves, no son inmune a las enfermedades. ¡Nunca hay que descuidarlos y se les debe dar trato como si de un miembro más de la familia se tratase!

 

La raza bulldog americano también puede llegar a desarrollar patologías referentes a las vías respiratorias y de digestión. Estos caninos necesitan estar en constante movimiento así como también es conveniente que practiquen mucho ejercicio, por lo que si pensabas adoptar un bulldog americano lo más razonable para ti es sacarlo al jardín todos los días, y si vives en un departamente, tendrás que sacar un tiempo para pasearlo por unos minutos. Hay que ser consciente, ¡tu perro necesita socializar también! No puede estar encerrado todo el día sin hacer nada.

 

Carácter y personalidad

 

A diferencia de otro tipo de razas, el bulldog americano no es para nada un perro agresivo ni amargado, todo lo contrario, tiene muy buen temperamento siendo muy sociable y amigable, sobre todo con los niños. Aunque el bulldog americano es utilizado para tareas duras como la caza y la guardia, al mismo tiempo es un perro muy cariñoso y fiel con un nivel de inteligencia muy bien desarrollado y superior al de sus otros dos semejantes. De hecho, este bulldog tiene fama de ser tan inteligente que rápidamente puede copiar malas costumbres que ve en otros perros e incluso en humanos, aunque es muy fácil de adiestrar.

 

Equivocadamente se ha pensado que el bulldog americano es un canino agresivo por culpa de las malas actividades en las que estuvo involucrado en el pasado, pero hoy en día se ha comprobado que no es más que un perfecto espécimen para cuidar de la familia, se trata de un perro muy afectuoso del que sólo hay cosas buenas que decir. Eso sí, a diferencia de sus primos, el bulldog americano no es precisamente un perro tranquilo, ¡le encanta estar en constante movimiento! Por ello se recomienda sacarlo a pasear todos los días de forma que pueda drenar toda su energía. En definitiva, es un canino al que le gusta vivir en compañía de las personas, le encanta servir de perro guardián y acatar órdenes previamente aprendidas, ¡es muy obediente!

 

Estamos hablando de un perro poderoso, al que le encanta correr largas distancias y aunque no es un canino muy grande, tiene una estructura musculosa muy bien desarrollada. Es una equivocación de la sociedad tildar al bulldog americano de “perro asesino”, como muchas veces se le ha llamado, el truco está en el trato que se le da y por supuesto, en la crianza desde cachorros. Y aunque en el pasado el bulldog era un perro un tanto compulsivo y acostumbrado a matar, pues era utilizado como arma de guerra prácticamente, eso cambió desde hace muchísimo tiempo, hoy día es un canino muy amable y con increíbles sentimientos.

 

Sin lugar a dudas se trata de un perro que tiene de todo un poco: es juguetón, cariñoso, fiel y muy trabajador, colaborador y fácil de adiestrar. Y a diferencia de sus primos, el bulldog inglés y el alemán, el bulldog americano es mucho más productivo y activo al que no le apetece dormir tanto tiempo como sí ocurre con los antes mencionados. A día de hoy el bulldog americano está ganando cada vez más fama y se ha vuelto mucho más común verlo adoptado en familias de todas partes del mundo, y de todas las culturas del mundo.

 

No debes olvidar que adoptar una mascota representa siempre una gran responsabilidad, incluso mucho mayor que la de cuidar una persona de carne y hueso. Es verdad que adoptar una mascota te dará muchos quehaceres, sí, pero también muchos momentos inolvidables que seguramente te llenarán de alegrías.

 

Si quieres algunos consejos para mantener tu bulldog americano saludable, presta atención. Lo primero que debemos recomendarte es que te asegures de que tu perro reciba las vacunas necesarias para su inmunización, es lo más esencial para cualquier perro (normalmente se le deben suministrar a las 15 semanas de nacido y posteriormente cada 2 años aproximadamente). Otra práctica muy conocida que puedes aplicar es la de castrar a tu bulldog, aunque debes pensarlo muy bien antes de hacerlo (el fin principal de esto es evitar que más tarde el animal pueda desarrollar cáncer de testículos, patologías de la próstata y también sirve para apaciguar su estado de ánimo, entre otras cosas muy positivas). También hay que tomar en cuenta que al tratarse de un perro con una cara un tanto achatada, es una raza a la que le cuesta respirar un poco más que a las demás, debido a sus pequeñas fosas nasales, por lo que es probable que al momento de realizar mucha actividad física tu bulldog americano tenga pequeños problemas de enfriamiento corporal, así que asegúrate de que tenga periodos de descanso y de que tome agua constantemente.

 

Si estás pensando en adoptar un bulldog americano, no te olvides adiestrarlo y enseñarlo desde que es un cachorro, pues como te dijimos, es un canino súper inteligente y rápidamente puede aprender. Si estás leyendo estas líneas significa que has llegado al final de nuestro artículo dedicado al bulldog americano, esperamos que hayas aprendido mucho sobre este increíble animal y que toda esta información te haya sido de utilidad. No te olvides de compartirla con todos tus amigos y tus redes sociales, seguro que también les parecerá interesante.

Una Respuesta

  1. Alexi

Agregar Comentario