Bulldog francés

Si tenías interrogantes acerca del bulldog francés, hoy las contestaremos absolutamente todas en este artículo dedicado a tan fabuloso animal. Y para que te vayas empapando de información rápidamente, te contamos que son tres los tipos de bulldogs que existen (bulldog inglés, francés y americano), aunque en este artículo sólo hablaremos del bulldog francés específicamente. Eso sí, detallaremos muy bien sus características, de esta forma sabrás en qué se diferencia de sus otros dos semejantes.

 

Si bien el bulldog francés no es el más conocido de los tres, sí se podría decir que es el segundo más recordado por la mayoría de las personas. Y es que a nadie se le olvidaría ese gracioso cuerpo moloso un tanto achicado con facciones también muy graciosas. De hecho, son todas y cada una de estas características las que hacen del bulldog francés un canino que casi nadie suele olvidar, pues resultan muy agradables. Si quieres saber todo sobre este animalito, no pares, sigue leyendo ahora mismo porque tenemos mucho por contarte.

 

bulldog-frances-cachorro-perro

bulldog frances caracter

 

Origen del bulldog francés

Aunque el nombre de bulldog francés nos hace pensar inmediatamente que su origen tuvo lugar en Francia, realmente sus orígenes se remontan a otra zona geográfica. Y es que en realidad el bulldog como tal es un canino de origen inglés (sí, de Inglaterra, en el Reino Unido). Pero entonces, ¿por qué a este peculiar canino se le conoce por su apellido de ‘francés’? Pues resulta que durante la Revolución industrial, el bulldog poco a poco empezó a ser desplazado hacia Francia en donde por primera vez fue criado en tierras de la Europa Occidental. A partir de ese momento, nació la versión francesa del bulldog con sus rasgos y características propias, las que hoy día conocemos.

 

Lo más interesante del caso es que el bulldog francés a día de hoy no guarda casi ninguna similitud física con respecto a su semejante original de aquella época industrial, además, tampoco se parece mucho en cuanto a su temperamento, pues en la actualidad el bulldog francés es bastante cómico, agradable y muy paciente. Y es que durante sus orígenes, el bulldog francés estuvo plenamente sumergido en prácticas realmente duras, y con duras nos referimos a violencia extrema. El bulldog hacía las veces de perro ‘gladiador’, un perro que era utilizado mayormente para combatir, durante muchos años y en muchas culturas del mundo así fue. También fue utilizado como perro de peleas organizadas, las que hoy día podríamos considerar como ilegales en casi todo el mundo (aunque siguen pasando desapercibidas en muchos lugares, acto violento que debe ser condenado sin duda alguna).

bulldog frances blue

bulldog françes

 

Espera, porque aún hay más. El bulldog francés no sólo era utilizado como arma letal para atacar soldados enemigos en distintas culturas del mundo, también era utilizado para matar otros animales tales como toros, osos e incluso…. ¡leones! ¡Su estructura morfológica les permitirían a estos bulldogs realizar toda estas tareas que hoy en día son difíciles de creer! De hecho, la palabra bulldog significa algo así como como ‘perro de guerras’. A uno le resultaría muy difícil imaginarse a un bulldog francés de hoy día realizando aquellas macabras tareas de matanza, ¡y es que con ese aspecto tan achicado y gracioso que ha obtenido después de muchos años de cruces con otras razas, lo único que nos puede transmitir este canino es una inmensa ternura!

 

Aunque no se sabe a ciencia cierta qué cruce originó el cambio drástico que dio como resultado el bulldog francés que hoy conocemos, los científicos creen que tiene su origen en los barrios de París, cuando el bulldog inglés fue cruzado con razas locales. Aunque eso sí, debemos recordar que el bulldog es descendiente directo de los dogos franceses, perros que también fueron muy populares en aquella época por servir en la guerra durante el ataque de los romanos a las islas británicas, como ves, toda esa línea de ancestros está llena de guerras y más guerras. A pesar de todo aquello, el bulldog francés sin duda alguna representa hoy en día la simpática cara de una buena amistad entre el hombre y el canino, su nobleza y lealtad son innegables.

 

Características de la raza

Aunque no lo creas, el bulldog francés está muy lejos de parecerse físicamente a su antepasado guerrero, de hecho, son muy diferentes. El bulldog francés de la actualidad es bien conocido por ser un perro bastante pequeño y un tanto desproporcionado, aunque eso sí, bastante musculoso, muy inteligente y fiel por sobre todas las cosas. Con esa cara ancha, ese cuerpo pequeño y esas “orejas de murciélago”, el bulldog francés nos despierta un sentimiento de mucha ternura, además de que gracias a sus pliegues casi simétricos de piel, pareciera que utilizara expresiones faciales, que muchas veces nos hacen sonreír.

 

Aunque a través de los años y de las distintas épocas esta raza sufrió un gran cambio en su tamaño y estructura ósea, sí que mantienen esa gran musculatura, haciendo de éste un canino relativamente compacto por donde se le mire. ¡Al césar lo que es del césar! El bulldog francés ha pasado de ser un animal de guerra, y si se quiere, maltratado, a ser un animal muy cariñoso, lleno de paz y de mucha inteligencia convirtiéndolo en un perro ideal para ser un gran compañero de vida para cualquier persona, niños, jóvenes y adultos. Eso vale la pena destacarlo.

 

Si hablamos un poco de sus características y rasgos físicos, los perros de raza bulldog francés tienen extremidades bastante cortas, rectas y separadas, eso sí, muy fuertes con músculos marcados, ¡y es que es para poder sostener ese pequeño cuerpo lleno de músculos prominentes se necesitan unas buenas piernas! Su cuello es muy corto y sus orejas un tanto extrañas, que son como las de un murciélago, llaman mucho la atención a las personas y parece ser la principal atracción de este canino, que sobre todo gusta a los niños quienes quedan impactados. Su piel no es tan gruesa como la de sus primos, y su pelaje es muy corto el cual puede variar entre los colores beige, negro y blanco. Su cola también es bastante corta por naturaleza. El peso natural de un bulldog francés se encuentra entre los 8 kilogramos y los 14 kilogramos.

 

Si bien el bulldog francés es un perro relativamente fuerte y compacto, es una raza que en cierto modo es delicada, así que vale la pena poner la atención necesaria que se requiere para cuidar su salud como mascota. Para que estés bien informado, y por si pretendes tener uno de estos lindos animalitos de mascota en tu hogar, algunas de las patologías más comunes en ellos son: el síndrome de Cushing, las enfermedades relacionadas a la leishmaniosis, el síndrome braquiocefálico y leptospirosis.

 

¿Lo ves? Al igual que nosotros los humanos, estos hermosos caninos también necesitan de atención constante, así que sabiendo todo esto ahora tienes muchas más razones para cuidar de tu bulldog francés como si de un integrante más de la familia se tratase, regalándole sobre todo mucho amor (y comida, claro). Por otra parte, esta raza también es conocida por ser muy vulnerable a los llamados golpes de calor dada su conformación física, lo que usualmente les causa problemas de respiración y eventualmente también les impide el enfriamiento natural del cuerpo, causando una gran tensión en el animal si no se corrige a tiempo. Por este motivo el bulldog francés también es propenso a sufrir de enfermedades como la hipotermia así como patologías relacionadas a la digestión, tal como su primo inglés que por cierto, es mucho más propenso debido a su peso.

 

Si bien el bulldog francés no es un candidato a padecer de enfermedades como la obesidad como ocurre con su primo inglés, hay que tener cuidado de alimentarlo adecuadamente de manera tal que su peso no supere los 14 kilogramos, de otra forma, el canino podría perder su estabilidad natural a consecuencia de sus cortas extremidades, además, el sobrepeso también podría causarle problemas respiratorios o incluso sumergirlo en patologías referentes al corazón. Así que hay que ser muy cuidadoso con lo que la mascota come.

 

El bulldog francés es un comelón por naturaleza, se dice que es una de las razas que más sufren de “gula”. ¿Cuáles son las recomendaciones? Muy simple: lleva a tu canino a caminar de vez en cuando durante varios minutos, esto evitará posibles patologías y alargará la vida del animal. Ojo, no te olvides de llevarlo al veterinario por lo menos dos o tres veces al año, nadie mejor que un experto para examinarlo periódicamente y asegurarse de que todo su organismo están funcionando como debería. ¿Quieres conocer más sobre este increíble canino, su personalidad y su carácter? Entonces sigue leyendo tras el salto, te aseguramos que la información que compartiremos ahora mismo contigo te va a encantar.

 

Carácter y personalidad

Juguetón y amigable, esas dos palabras definen muy bien la personalidad del bulldog francés, que sin importar que en el pasado fue el protagonista de terribles batallas violentas, hoy es sin lugar a dudas un canino muy pacífico, fiel, inteligente y sobre todo afectuoso. El bulldog durante años fue señalado por ser un animal un tanto agresivo, ¡pero no hay nada más alejado de la realidad! Pues es un canino muy dócil que de hecho, es muy fácil de criar en familia, además, es uno de los bulldogs más pacíficos si lo comparamos con sus primos el bulldog inglés y el bulldog americano.

 

Para profundizar aún más en el tema, diversos estudios han demostrado que el carácter y la personalidad del bulldog francés le permite convivir tranquilamente en un ambiente rodeado de personas, no son para nada nerviosos sino más bien muy tranquilos, se sienten felices al servir de acompañantes y son muy cariñosos, sobre todo con los niños. Y sí, el bulldog francés es un dormilón por naturaleza, de hecho, es una de las cosas que más les gusta hacer… dormir, dormir y dormir. Además, muy pocas veces ladran, sólo cuando es muy necesario y cuando quieren llamar la atención por algún motivo en específico.

 

bulldog frances criadero en chile

Bullldog Francés Negro

 

Es un grave error pensar que los bulldogs son perros agresivos o peligrosos como muchos todavía lo creen, el secreto está en la crianza y el trato que se les da desde temprana edad. Quizá también tengan mucho que ver sus expresiones faciales pronunciadas, con grandes capas de piel que a muchas personas les podría hacer pensar que se trata de un canino amargado. En el pasado el bulldog sí que era un perro agresivo, pero gracias a los cambios genéticos que se dieron durante muchos años, hoy día el bulldog francés es un canino amable y lleno de paz, que goza de buen humor además. De hecho, el bulldog francés es tan pacífico que muchas veces se vuelve un tanto haragán. A pesar de ello, son perros fuertes y ágiles en espacios pequeños.

 

En conclusión, el bulldog francés es un perro que aunque parezca ser poco productivo, perezoso y con cara de pocos amigos, es un canino muy amigable que además a muchas personas le resulta muy gracioso por su estructura recortada y sus pliegues de piel en la cara. El bulldog francés es un perro muy pacífico que puede ser fácilmente domesticado y ser un miembro más de la familia. Hoy día es mucho más común verlos en todas partes del mundo, y es que su fama ha crecido de forma abrumadora.
Eso sí, al adoptar uno de estos caninos la responsabilidad que cae sobre los hombros no es cualquier cosa ni mucho menos se debe tomar a la ligera. Adoptar cualquier animal debe ser sinónimo de responsabilidad, pero cuando se trata de un bulldog francés, la responsabilidad será aún mayor pues como ya lo hemos dicho antes, son caninos ligeramente delicados en cuanto a su salud. Si bien son perros extremadamente cariñosos y fieles, no les gusta seguir órdenes muy a menudo así que tendrás que trabajar en su adiestramiento si quieres que respondan a todo lo que les pidas, lo mejor sería empezar a enseñarles desde cachorros, para que cuando sean adultos respondan fácilmente. Esperamos que toda esta información sobre el bulldog francés te haya sido de utilidad.

Una Respuesta

  1. Federico

Agregar Comentario